2/10/19

Poema de Irene Scalabrelli



No sabe la primavera
de renunciamientos
y se empeña
obstinada
en tejer con brotes cada rama
hay en todos lados
un verde nuevo
inocente de tan claro,
no sabe la primavera
que el calor y el viento
germinan la chispa
que brota de la mano
de la bestia
y enciende el monte,
no sabe la primavera
que ese olor es la carne abrasada
de la tierra
que ese ruido
son los dientes del fuego
masticando.
No puedo decir incendio
sin apretar las manos
y rogar por el agua
el agua que pasa sobre mi cabeza
una vez y otra y otra
en la panza de un avión pequeño
tan poca el agua
tan poco ese avión
hundiéndose en la garganta oscura
que crece desde el horizonte
hasta el cielo.
No sabe, no puede la primavera
defender sus brotes del fuego
de la mano asesina que quema
para levantar casas
sobre las cenizas
no sé, no puedo
con este miedo ardiéndome en los ojos
sobrevuela mi casa un pájaro
que vomita sobre las llamas
tan pequeño el pájaro
para tanto incendio,
la primavera parece
escaparle a la muerte
volviendo, tenazmente, volviendo
como ese avión que vomita
y yo que lo miro
estaqueada de pena
en el centro del patio.

© Irene Scalabrelli

5 comentarios:

Blogger Gus... ha dicho...

Bienvenida Irene a este sitio que pretende difundir a poetas contemporáneos. Abz, Gus.

2 de octubre de 2019, 13:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

bellísimo!! " estaqueada de pena" así estoy en mi córdoba incendiada, gracias y bienvenida!!
susana zazzetti

2 de octubre de 2019, 15:01  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bienvenida Irene a este refugio luminoso de poesía ilustrada. Quema y brama tu poema defendiendo la vida de la naturaleza asediada por tantos "brotes de fuego" y "manos asesinas". Me llegaron mucho tus palabras, como bien refiere Susana Zazzetti en su comentario, precisamente y por estos días, nuestras sierras han sido nuevamente desvastadas por terribles incendios. Saludo fraterno desde Córdoba, Alfredo Lemon

7 de octubre de 2019, 11:57  
Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Hermoso tu poema, Irene! Es un soplo de vida en ese "verde nuevo" que tan bellamente canta a la primavera y a una nueva esperanza.
Felicitaciones y un beso grande de bienvenida
María Rosa León

15 de octubre de 2019, 23:05  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Bienvenida Irene con este poema sobre la defensa de la naturaleza.
Buenas imágenes
Abrazo Ana Romano.

23 de octubre de 2019, 15:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal