2/10/19

Poema de Miguel Ángel Ferreira



A TRAVES

La mañana se ha vuelto invisible
No pájaros, no perros en las calles
Llueve
La hora es un ojo inmenso
En ella andamos como reflejos
Vidrios opacados, goteo de perlas
Bajo la lluvia de tambores
Yo fluyo en papeles
Alguna migaja de pan,
Entre libros, quizás
Algún poema
Traiga el sol.
Aprender entre tanto
La lectura poética
Borrar lo escrito
Escribir sobre
Lo escrito
Lo no escrito.

© Miguel Ángel Ferreira

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy buen poema y muy justa la ilustración de Gustavo, como siempre! Al leerlo justo en este momento en Córdoba Capital, una lluvia que nos envuelve nos invita, precisamente, a repensar la escritura y todo lo que ello implica. Los borradores, los intentos, lo que queda y lo que no. Tu arte refleja el suceso creador/ del artista, con lúcida precisión. Te felicito. Alfredo Lemon

3 de octubre de 2019, 11:19  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Miguel Ángel:más allá del.mensaje hay tanto lirismo en tus palabras, tanto misterio, que se vuelve cierto eso que decís : " Yo fluyó e .papeles". El final es contundente pero igual dan ganas de releer y releer este poema
Irene Marks

23 de octubre de 2019, 11:05  
Blogger Marta Altamirano de Alvarez ha dicho...

La fuerza de la palabra que promete una luz intensa, aun en lo que todavía no se ha escrito, ese rayo de sol que dará vida a la vida misma. Me encantó!!!

13 de enero de 2020, 14:38  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal