25/9/19

Poema de María Teresa Andruetto



El peso de tu boca

El cabello tomado con hebillas
y tu corazón, pequeña luz, en mi cuaderno.
Yo ardía en la difícil claridad, en las camas
donde duermen los parientes. Vos sobre
tu falda, como una niña cuidada por su madre
y nosotras ahí, entre tus brazos, sin el amor
de nadie y sin consuelo. Eras muy joven
todavía y nos quemaba tu vivo corazón.
Arroyo limpio, humildes aguas, viajes en tren
a la casa de la abuela, tu voz como el cristal
y nosotras esperando esa palabra que no cesa,
que no ha dejado de llegar. Hoy veo cómo
se va muriendo todo, una se va volando a casa
porque es noche, pierde poco a poco las ideas
y hay una chica pobre y sin trabajo, una chica
que no sabe si sabía, si vivía en la carencia.
¿Qué esperabas? El peso de tu boca,
espejo de tu ropa, un gigante
que hace viento con su aliento, con su sangre
hace ríos y hace hombres con las pulgas
de su cuerpo, con nosotros, madre mía,
y completa su tarea de gigante.

© María Teresa Andruetto

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

excelente..hondo...conmovedor...



maria del mar estrella

25 de septiembre de 2019, 15:42  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Belloy conmovedor.
Flora levi

26 de septiembre de 2019, 11:58  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello y conmovedor.
Flora levi

26 de septiembre de 2019, 11:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Poemazo. Hermoso como todo lo tuyo. Griselda Rulfo

26 de septiembre de 2019, 19:15  
Blogger Adriana ha dicho...

Poema estremecedor. Imágenes poéticas que sacuden por su fuerza y originalidad. Muy bueno. Un abrazo. Adriana Dirbi Maggio

7 de octubre de 2019, 9:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal