13/9/19

Poema de Claudia Tejeda



Amianto 

Después del incendio 
hubo una paz 
muy parecida a la muerte 
como en el monte 
cuando huyen de una sola vez 
todos los pájaros. 
Andábamos bajo sospecha 
mojando fósforos 
reiterando las promesas del sí quiero 
en el umbral de las plagas. 

Es que malversamos el ardor. 

El amor no debería dejar ampollas.



© Claudia Tejeda

5 comentarios:

Blogger María Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Pero a veces, duele. Hermoso.

14 de septiembre de 2019, 13:22  
Anonymous Anónimo ha dicho...

es tanta la fuerza de tu palabra, claudita...que me dejo llevar ! bellísimo! susana zazzetti

14 de septiembre de 2019, 15:44  
Blogger Romina R Silva ha dicho...

Terriblemente bueno! Aplausos Claudia

Beso

Romina R Silva

21 de septiembre de 2019, 17:37  
Blogger Noemí Correa Olivé ha dicho...

Tremendo poema, Claudia, me quemó los ojos, felicitaciones, poeta!!! Metáfora e imágenes que golpean desde la primera hasta la última palabra!!! Noemí

24 de septiembre de 2019, 1:53  
Blogger Unknown ha dicho...

Un poema hermoso
Y muy interesante

1 de octubre de 2019, 9:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal