6/10/19

Poema de Eduardo Mileo



San Cayetano

Es un día de fuego.
Estalla en los ojos
el sol de la cúpula
y es un incendio de odio la campana.

Cantan los fieles una fe que se apaga.
San Cayetano tiene la espiga marchita.

Pero bailan como alambres
las filas de fidedignos,
las columnas encendidas de la grey.

Es un día de fuego
porque hay fuego en los ojos
porque es de fuego el rostro que confía.

Es de fuego y tiene hambre.
La sombra no se come.

Ya no se bendice el agua.
Dios no tiene perdón.

El que está sin amor
o el que está sin trabajo
abandona la fila de creyentes
y camina junto a las paredes
escritas por los herejes.

© Eduardo Mileo

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Fuerte poema estimado Eduardo, contundente. Refleja a gritos el dolor de nuestra patria, palabras líricas que refieren la situación social que afrontamos. Además, muy original cómo lo abordas! Toda Argentina necesita ponerse bajo el amparo de San Cayetano. Felicitaciones! Abrazo grande, Alfredo Lemon

7 de octubre de 2019, 11:38  
Anonymous Pauli ha dicho...

Un poema de batalla muy apropiado para esta época.

14 de octubre de 2019, 10:18  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal