18/5/16

Poema de Amalia Mercedes Abaria


PUENTE  PACÍFICO 

Entre el polvo
el hierro
y las columnas
el borracho tropieza
pero no cae.

Busca un hueco,
un intersticio.

Sólo hay gente que pasa,
desperdicios,
hollín contaminado de mundo
amargo y triste.

Y el tren  que llega, parte
y vibra, todo vibra.

Las palomas esconden
sus alas de ceniza
entre las vigas, grutas, refugios.

No se puede dormir,
ni descansar.

Todo retumba.

Y habrá que insistir en el intento
de cerrar los ojos,
                              una vez más.


    © Amalia Mercedes Abaria

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Muchas gracias Gustavo por publicarme este poema que escribí inspirado en un hombre que solía guarecerse debajo de ese puente. abrazo.Amalia M.Abaria

23 de mayo de 2016, 10:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal