17/5/16

Poema de Miguel Oyarzábal


UN RÍO

Era un mar redondo,
celeste,
con pececitos inventados
que no se comían a los otros
y un corito de sirenas,
inolvidable,
que cantaba sin idioma.
Un río,
Inundado de luces
Y de un ruido interminable.

Un río
donde el agua se traga los días
y las lunas,
no regresan.


© Miguel Oyarzábal

6 comentarios:

Anonymous cristina briante ha dicho...

...donde el agua...... qué imagen!!!
gracias.
Cristina Briante

17 de mayo de 2016, 12:39  
Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Lorquiano, y embriagado de una oscura belleza. Felicidades.

17 de mayo de 2016, 15:04  
Anonymous MILAGROS RODRÍGUEZ ha dicho...

QUE HERMOSO MIGUEL " ese río" !!!

20 de mayo de 2016, 11:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...


Buen poema y musicalizable además.
felicitaciones
W.M.

22 de mayo de 2016, 14:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Bello ese mar, bello ese río en el que los pececitos se dejaban vivir, bellísimo poema.

Un abrazo,

Alicia Márquez

22 de mayo de 2016, 18:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

gracias Miguel por el poema oscuro y sin embargo, tan luminoso!

abrazos

claudia tejeda

24 de mayo de 2016, 13:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal