26/8/15

Poema de Juan Carlos Rodríguez


Lo hembra de la mujer 

Súbitamente 
el hombre se preguntó 
adentro de qué fruto estaba lo hembra de la mujer, 
esa mujer que lo trastornaba, 
que lo tenía insistentemente ardido. 
El hombre, el poeta, 
descubrió que ese fruto era la nuez. 
Una voz, surgida de tiempos lejanos 
le dijo que era imposible 
porque la nuez es seca 
íntimamente carece de humedad. 
Por suerte, un ángel que miraba 
lo socorrió con  justeza: 
la nuez era seca. 
Dejó de serlo cuando el hombre, 
el poeta, 
tomo la nuez de la mujer, 
otra poeta, lejana y adorada, 
y la miró profunda y delicadamente 
con sus dedos. 

© Juan Carlos Rodríguez


 (Palimpsesto basado en un poema de Rodolfo Braceli).

1 comentarios:

Blogger WALTER MONDRAGÓN ha dicho...


es sorprendente este poema, por su juego de reminicencias míticas, su juego paródico y su cierre que trae una sinestesia preciosa.
buen poema!

9 de septiembre de 2015, 12:10  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal