25/8/15

Poema de Estela Barrenechea


Inundación 

En la inmundicia
deambulan hojas y plástico
mezclados con la flor.
Un colectivo de especies
agita la corriente.
Un frío impar hiela la lengua. 

Las jangadas de basura
marchitan el estandarte frágil
de los campos.
En la bruma el latigazo del rayo
y la tormenta.
La lluvia. 

Esto significa que no habrá luz,
que encenderé las velas mansa.
Los campos anegados y las señas
de muerte.
La noche absurda.
La rabia y la tiniebla. 

Ahora sé
como puede ser de negro
el jardín de esta casa
y como una brizna de tiempo
trae el recado de la desgracia. 

Los charlatanes de las
compuertas y el progreso
nos olvidaron.
¿Qué contemplás?
Ahí vienen. Son bomberos.
¿Sabés? Ellos apagan también
el infortunio.



© Estela Barrenechea

3 comentarios:

Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Poema sobrio y bien construido.

26 de agosto de 2015, 5:21  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un muy buen poema de desgarrada actualidad. Y cargado de significado. Isabel Krisch

12 de septiembre de 2015, 13:33  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Crea un clima oscuro, un aire enrarecido. Abrazo, Inés.

15 de septiembre de 2015, 22:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal