25/8/15

Poema de Amalia Mercedes Abaria


LUDWIG II

Pálido como un cisne muerto
yaces ahora bajo lo profundo
de la piedra seca.

Alma despiadadamente sola,
alma rota,
lejano amor que sólo la música consuela,
alma donde los huesos lloran
un abismo sin cuerpo
lento hacia la noche.

Hacia la noche vas
solitario vuelo de la pena,
exhausto cuerpo sin amor,
tu corazón es un espejo negro
desgarro oscuro que Dios ha escuchado
tantas veces.

Veo la misma montaña que tanto amabas,
cansada roca, bella y lejana,
horizonte caído.

Mudo y silencioso,
Ludwig.


© Amalia Mercedes Abaria
Imagen enviada por la autora del poema

4 comentarios:

Blogger Isabel ha dicho...

Hermosísimo poema, Amalia. Me gustó mucho lo de !horizonte caído". Un beso Isabel Llorca Bosco

25 de agosto de 2015, 13:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

muy buena tu celebración. placer leer este poema. susana zazzetti.

25 de agosto de 2015, 14:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Leía este poema y recordaba el sonido de Claro de Luna que alguien amado de mi familia tocaba en el piano. La 5º y 6º sinfonía Pastoral y me lo imaginaba a Ludwig ejecutando y escuchando sólo con el alma, con el cuerpo la vibración de su propia obra. Así es que comparto que era una "alma solitaria, un alma rota"... seguramente, ese desgarro oscuro Dios y los ángeles lo siguen escuchando. Mi cariño a la poeta. Isabel Krisch

12 de septiembre de 2015, 13:22  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Excelente poema! Un abrazo, Inés.

15 de septiembre de 2015, 22:32  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal