25/8/15

Poema de Sonia Rabinovich



               
               A Maria Rosa Finchelman 

Agua de mí
solo eso puedo darle a tu ausencia.
No encontré el camino hacia la tumba
porque los pies saben
donde nada habita.
Solo queda la impotencia de la letra que pedías
y las paredes blancas con cuadro típico
lienzo donde el color no importa ni el motivo.
Cama vacía de hospital a oscuras.
En la casa, los cuadros de la hija, las fotos, el edredón sin estrenar,
 los libros, el arlequín, el títere, la cerámica
 solos siempre  aunque rodeados .
Ya no está el samovar.
¿Y vos ?
Dónde vos, almita amiga
¿Y vos ? Y vos que me anunciaste?
¿Y yo? Y yo sin escucharte por mí ?
No quiero- grita la pequeña que me guarda del mundo.
¿Y vos ?
 y tu chiquita que envolvía en vientos y árboles
que te devolvía a la vida
¿Y vos ?
la única que sabía decirme,
mudarme de lo oscuro,
abrirme la puerta en la noche,
izar un jazmín, un baile, una moneda antigua,
como antídoto.
¿Y vos ?
¿a dónde ?.


© Sonia Rabinovich

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Emotiva despedida. Emotiva pregunta retórica ante una desaparición física de alguien amado, cercano, imprescindible. La muerte es siempre un respuesta incompleta. Muy buen poema, conmovedor. Isabel Krisch

12 de septiembre de 2015, 13:26  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Conmovedor, la ansencia nunca tiene respuestas.. gracias por compartir tu poesía, un abrazo

Romina R Silva

14 de septiembre de 2015, 13:23  
Blogger Rosa Lía ha dicho...

Conmueve este poema.El dolor, la ausencia y la vida que sigue.Abrazos
Rosa Lía

18 de septiembre de 2015, 23:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal