29/2/20

Poema de Luciana Ravazzani





Él no quería pensar imposibles,
por eso me dio una bufanda
de lana de llamas del norte.
Recibí con cuidado
toda la intimidad puesta en juego
sabiendo que no iba a ser suave en la piel del cuello,
que no iba a poder apoyarle mi boca,
que no iba a regresar su trama
mareada y blanda en mi perfume.

Él tampoco.


© Luciana Ravazzani

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal