24/2/20

Poema de Gabriela Yocco



una mujer viene cada noche a acostarse en mi cama
mete sus piernas heladas entre la sábana / ahueca todas las almohadas
con forma de sepulcro

en vano perfumo las paredes con incienso
ella regresa siempre con su osario gastado / con su olor a herrumbre

hay una figura en el marco de la puerta
una silueta dura y constante
la persistente silueta / que atrapa el molusco de los sueños
 y sumerge en miasma su investidura

una mujer desnuda viene cada noche a instalarse en mi cama
no pide permiso no reconoce amuletos
clava los pies fríos sobre los pies calientes
se regocija en el sudor que el miedo empapa

ella dicta cada letra del abecedario de las pesadillas
se acomoda firme en mi desvelo y / después
deambula severa en la vigilia
marca fechas en el almanaque / con sangre y ruido
con ruido de huesos quemados las marca

es el norte que reniego
la puerta cerrada en la cara del linaje

todas las mañanas afirma
soy tu madre

 / no la reconozco


© Gabriela Yocco

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Magnífico poema. Muy bien logrado. Con su extensión, no pierde en ningún momento la atención del lector. Final contundente. Bravo! Alfredo Lemon desde Córdoba

26 de febrero de 2020, 16:35  
Blogger Noe ha dicho...

Inquietante, estremecedor poema, atrapa en la lectura. Felicitaciones!!

26 de febrero de 2020, 22:18  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal