24/2/20

Poema de Ángel Felipe Alassia


  

LADRILLO

Es sólo un ladrillo colocado como a propósito. Allí, en medio de la vereda. 
Inclinado,en diagonal a las baldosas. Solo. Sólo un ladrillo. 
La gente camina apurada por la vereda desgastada de sueño y huellas. 
Algunas lo sortean, otras lo ignoran como un viento leve que pasa y olvida. 
Los niños aprovecha  para saltar como si fuese una  rayuela que solo tiene cielo…o infierno… 
Alguna persona  , despotrica contra el gobierno porque tropezó con él. 
Nadie se atreve a levantarlo. 
( Hay alegorías y metáforas que es difícil desentrañar o no se quiere hacerlo)
El sigue ahí. Inmutable. 
Un perro se acerca, husmea, levanta la pata, lo moja y se va. 
La ventana cerrada de la casa abandonada suspira por épocas mejores . 
La enredadera despliega su patrimonio de flores blancas que nadie huele. 
En la oscuridad, el ladrillo se mimetiza con las sombras. Desaparece. Duerme? 
Sigue allí desde hace días. 

Hoy sali a caminar por las veredas deshilachadas de mi ciudad. Y algo faltaba. La huella está, pero él no. 
Alguien se apiado y lo levantó. 
Me detengo. Miro. Inspecciono. Y no. 
Contra la pared descascarada quedan sus restos. Alguien/algo lo trituró. 
Es como morir de indiferencia en el mismo lugar donde vivía indiferente. 
Un vendaval de pasos avanza por la vereda. 
Solo el perro vuelve a reconocer su huella anterior.

© Ángel Felipe Alassia

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Bellas miradas.
Flora levi

26 de febrero de 2020, 13:38  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal