24/2/20

Poema de Mercedes Raquel Enrique





MERECIAS UN AMOR

Tú dulzura escondida, tras tu estructura de erudito.
Con tu voz acompasada y tus pequeños ojitos,
Con ese temor, vaya a saber a qué,
Con la ilusión de volver a ver el sol.

Con tus comidas sencillas, y tu café de los bares,
Y tus cenas en lo de tu amigo, el conocido Casares.
Tus chistes de niño genio, que a Silvina enervaban,
Y tus charlas en la sala con tu amigo del alma.

Tus caramelos antes de dormir,
Y tus charlas con tu madre muerta,
Por qué guardabas tu sufrir,
Por qué siempre le abrías la puerta.

Tu cobardía de no pelear por el lugar de tu descanso,
Y esa mujer que se hizo dueña de tu espanto.
Si al menos una vez hubieras gritado.

© Mercedes Raquel Enrique

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Belleza. impotencia y dolor
Flora levi

26 de febrero de 2020, 13:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal