9/11/16

Poema de Mauricio Moday


CRECIENTE

 Barro vetusto
sangre de la tierra
con color a chocolate
que arrastra el aluvión
fuera del estuario.
Traslada el camalotar
con culebras y alimañas
Abren sus entrañas
esas raras plantas acuáticas 
tratando de respirar 
en ese ambiente pestilente,
para renovar su aire,
antes de que la tierra
exhale su última sonrisa.


    © Mauricio Moday

2 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Los que hemos visto las crecientes hallamos en tu poema imágenes imborrables.
Abrazo
Elisabet

9 de noviembre de 2016, 12:55  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Dura y latente realidad que espanta. Gran poema.

12 de noviembre de 2016, 19:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal