20/8/16

Poema de Margarita Drago


Ciudades paralelas 

Un domingo cualquiera, en una ciudad cualquiera,
la vida sigue, como de costumbre:
los devotos a la iglesia, las señoras al mercado,
los hombres a la cancha, al café,
a sus juegos de truco entre cigarro y vino, 
los niños a los parques, a sus distraídos juegos,
los enamorados a pulular las plazas tomados de la mano,
canturreando una canción de  Dona Summer. 

Junto a esa, otra ciudad vive entre las sombras,
no sabe de costumbres cotidianas,
una ciudad  de hierro  gobernada  por   insultos, gritos, carcajadas,
una ciudad donde atados, desnudos y deshechos
se exhiben  cuerpos  en medio de instrumentos de tortura,
entre baldes repletos de orina y excremento.



© Margarita Drago

1 comentarios:

Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Tras la calma inicial de paralelos, una fuerte realidad muestra su poema y Duele.
Gran poema.

23 de agosto de 2016, 13:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal