17/8/16

Poema de Olga Liliana Reinoso


MONJES NEGROS

Algo hay en la inhóspita bruma
algo acecha sin tregua
un jadeo
una daga
una mosca.
Un pirómano que enciende los libros
y en su agónica letra
disfruta el orgasmo de la destrucción.

Algo oscuro vomitó el pasado
algún muerto insepulto
la crueldad de intramuros que lastima a destajo.

Ya no alcanza la voz de una madre
narrando leyendas
de antiguos delirios.

La maldición perpetua
los dédalos de sangre vejando las magnolias.

Seres insospechados, multiformes,
nadan en la ventana
sobre un lodo que duele
hasta el último siglo.



© Olga Liliana Reinoso

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

" dédalos de sangre vejando las magnolias"perfecto. todo. susana zazzetti.

18 de agosto de 2016, 11:36  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Sí que duele! Hermoso!

Besosssss

18 de agosto de 2016, 13:56  
Blogger Liliana ha dicho...

Un pirómano que enciende los libros ....me gustó muchísimo este poema Olga...

Lily Chavez

18 de agosto de 2016, 21:48  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Fuerte, doloroso y actual. Gran poema

23 de agosto de 2016, 14:32  
Anonymous Pauli ha dicho...

Este poema me hizo pensar en nuestro triste destino de argentinos. Muy bueno.

24 de agosto de 2016, 11:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal