14/6/16

Poema de Silvia Arazi

                      
                                   
                ENTRE SÁBANAS 

Dice Claudine desde la cama,
Blanco, el color más temible.
Blancos los huesos,
las vendas, las mortajas.
Blancos rosarios y blancas
esperanzas.
(Los papeles vacíos, a veces,
son tan blancos).
Blancos tules de novia y blancas
ambulancias.
Blancos azahares,
nardos,
los perversos jazmines. 

Los hospitales blancos
con sus
blancos pasillos de azulejos
tan blancos. 

Blancos los ojos de un hombre
que ha olvidado,
blanca la espuma de la rabia,
las gélidas estatuas,
el sexo de los santos.
Blanca la espera, la nada
y el silencio.
Blanco, tan blanco,
el corazón del sueño.


© Silvia Arazi

11 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Felicitaciones qué gran exploración simbólica, muy bien.
Walter

14 de junio de 2016, 12:27  
Anonymous Anónimo ha dicho...

impresionante tu interpretación de este color, una clase magistral. susana zazzetti.

14 de junio de 2016, 13:57  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Hermoso poema, Silvia. El blanco casi como la perversidad, lo contrario simbólico de occidente. "los perversos jazmines" ...Gracias y abrazo, Inés Legarreta.

15 de junio de 2016, 8:49  
Blogger Dardo festino ha dicho...

El terror del blanco que tan bien conocía Melville cuando creó a Moby Dick!. Si como dice la física, el blanco es la sumatoria de todos los colores, hay en este poema una exquisita superposición de mundos separados por el raso blanco del verso. Felicitaciones Silvia! - Dardo

16 de junio de 2016, 10:58  
Blogger hacedores del arte ha dicho...

blanco contraste denunciando las oscuridades,,,

18 de junio de 2016, 15:08  
Blogger mariel monente ha dicho...

hermoso...

18 de junio de 2016, 20:55  
Anonymous Anny Guerrini ha dicho...

me encantó tu poema, el color blanco símbolo de pureza, la concentración del arco iris, en tus versos descubro el otro lado, el oscuro , el del dolor, felicitaciones...

19 de junio de 2016, 8:29  
Blogger Ricardo Juan Benítez ha dicho...

Una poesía muy lograda. Las metáforas son redonditas. Así como Melville pensó en la ballena blanca (símbolo del terror a lo desconocido), el maestro Saramago imagina una epidemia de ceguera blanca, un mar de leche que nos lleva al pavor de la invidencia.

19 de junio de 2016, 12:46  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Inventario y poesía unidos!
Gracias por compartir.
Tere Vaccaro.

19 de junio de 2016, 21:58  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

SORPRENDENTE DEFINICIÓN DEL BLANCO ME GUSTÓ!

20 de junio de 2016, 12:09  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Gran observación para crear un poema!!
Muy bueno!
Un abrazo

26 de junio de 2016, 1:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal