14/6/16

Poema de Vilma Sastre

                               
           

  Elipse   



       cruzar infinitas veces el mismo umbral
           hallar diferentes sombras


hay una elipse imperceptible ( justo en  los bordes)
que se inicia  en el vórtice de la espalda y
se inserta en el centro del pecho
para regresar simétrica en su bucle

me sorprende  con qué facilidad se adhieren
                                   algunas pertenencias
resabios de un pañuelo (¿saluda o despide?)
un ceño en firme provocación
                cierta angustia  (inofensiva)
el caso es que a veces
me permito que broten y se ahuequen en el umbral

y allí van
subversivas
manando por nervios y venas
a todo vapor 
recta la línea luego curvas (intervalos) instigando ponzoña 
a sabiendas de su esterilidad

confino entonces mi morada
la figura ¿original? se recompone
y a borbotones van cayendo
(como un perro que se sacude después del baño)
todas las palabras
en clausura

su retorno es inevitable
                y se repetirán desde el origen
                y a hurtadillas instalarán 
          su tejido de huellas
                reiterarán esa  invocación errante
                                   de vocablos azarosos
                con el solo propósito de trazar  idéntico circuito

las muy ingenuas
desconocen que en cada secuencia
algo se altera  en el centro de mi pecho                                             



© Vilma Sastre

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Abrumadora travesía por el hoy de una mujer. Me atrapó su intensa originalidad.

Claudio Simiz

14 de junio de 2016, 13:38  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

todas las palabras en clausura, se soltaron en un hermoso poema , besos Maria Luisa Máruez

18 de junio de 2016, 22:20  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Coincido con Claudio. Gran travesía la nuestra.
Un abrazo

26 de junio de 2016, 1:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal