14/6/16

Poema de Graciela N. Barbero



Como en el harem
la palabra bordea el labio
busca un río que libere

 mirada en el oasis
franquea el velo

Hablar y callar

De tanto silenciar
 el grito explota
lacerado
logra hablar a destiempo

Cesa la lluvia
el viento en calma
una mano invisible
aprisiona contra el vidrio
el deseo de salida

Desde el pozo
 se vislumbra el arenal
los dedos  del cansancio
rasgan las paredes

No hay evasión posible

Los velos cubren las bocas
las bocas callan el tedio
el tedio como melaza
es un desierto

El desierto en la garganta
es mi velo.

© Graciela N Barbero

5 comentarios:

Blogger Edda Sartori ha dicho...

Pleno oxímoron del poema.El encierro y la infinitud de la imagen del desierto. Pero detrás de la clausura, la potencial ruptura.Fuerte imagen. El desierto y la garganta.Bravo, Graciela. Un abrazo. Edda Sartori

18 de junio de 2016, 15:17  
Blogger mariel monente ha dicho...

Un desierto en la garganta...

18 de junio de 2016, 21:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Cuánta fuerza en este tremendo poema!
Felicitaciones, Graciela!
Aly Corrado Mélin

21 de junio de 2016, 6:53  
Blogger Liliana ha dicho...



Bello bellísimo poema Graciela y el placer inmenso de encontrarme con tu poesía.

Lily Chavez

22 de junio de 2016, 10:41  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Brillante tu poesía.
Un cariño!!

26 de junio de 2016, 1:26  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal