10/6/16

Poema de Carlos Alberto Roldán

  

Había como la promesa 
De la brevedad del día de que el sol 
No haría su curva acostumbrada completa 

La fuente de la plaza mostraba 
Cómo aire y agua bailaban bajo un arco íris

Unos chicos se gritaban y reían en una lengua sólo niña 

Dos personas ya no jóvenes cruzaban 
La plaza el tiempo el sol la diagonal del poema y no quedaban 
Ni un segundo ni un mínimo átomo de tiempo 
Aferrados a nada 

Había como la inexorable 
Promesa de la brevedad y fracaso del esplendor el brillo 
El calor de las manos la calidez de las palabras que ahuecadas 
Daban en uno lugar al otro, en el otro, lugar al primero 

Como la imposible necesidad de prometerse 
Siquiera la brevedad el fracaso el roce las voces 
La existencia



© Carlos Alberto Roldán

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

hermoso cuadro donde la finitud y el acercamiento juegan su rol. susana zazzetti.

10 de junio de 2016, 15:22  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Pienso:
Entre incertidumbre y certeza, la duda; la necesaria decisión no alcanza a ser promesa.
Un gran poema.

12 de junio de 2016, 17:55  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Buen poema, donde la duda toma un lugar preponderante,
Un abrazo Ana Romano

26 de junio de 2016, 11:55  
Anonymous Anónimo ha dicho...

ESpléndido texto, amigo, "con todo lo que debe tener" un poema. Abrazo.

Claudio Simiz

8 de julio de 2016, 19:56  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal