8/6/16

Poema de Elena Cabrejas


HIMNO PARA ALEJAR LA OSCURIDAD

¡OID MORTALES!
desde tanta vidas arrebatadas a la inocencia
desde tantas muertes anticipadas a la muerte.
EL GRITO SAGRADO
creciendo hacia adentro
sosteniendo el desgarramiento de hábitos
y crepúsculos desaparecidos.
¡LIBERTAD!
reclamada desde el vértigo del último escalón
para alcanzar la dignidad.
¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD!
que se pierde en cada exhalación
que golpea en el pecho y se eriza en los puños.
¡OID EL RUIDO DE ROTAS CADENAS!
por el óxido de las corrupciones
y la lima brutal de los delatores.
VED EN TRONO A LA NOBLE IGUALDAD
que sólo existe en las imágenes bíblicas        
en las evocaciones sin regreso
en el centelleo de la demencia
y el bullir de los milagros del insomnio.
SEAN ETERNOS LOS LAURELES      
donde todo acaba y se corroe      
donde el hombre perece      
en la voracidad de los insaciables.     
QUE SUPIMOS CONSEGUIR.     
a la manera de los próceres     
en la lejanía de los huracanes narcotizados después     
con infinita sabiduría.     
CORONADOS DE GLORIA VIVAMOS      
En pie. Con la llama prometéica en alto      
desechando el blando camino      
de las peticiones y de los lamentos.      
Exigiendo y exigiéndonos      
desenterrándonos con uñas y dientes      
alzándonos desde el  abismo.     
¡O JUREMOS CON GLORIA MORIR!


© Elena Cabrejas

8 comentarios:

Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

ESTE ENSAMBLE LLEVA LA TRISTEZA DE UNA REALIDAD DIFICIL DE SOSTENER ¡muy bueno el poema llega!

8 de junio de 2016, 15:33  
Blogger LIDIA CARRIZO ha dicho...

un rompimiento en lo más profundo de las palabras... todo lo imposible de soportar.
parece que no hay salvación!.. pero mientras halla un brote de esperanza todavía se puede!
no nos debemos entregar tan fácil!..
LidiaCC.

9 de junio de 2016, 22:57  
Blogger Josefina Fischer ha dicho...

Muy bueno... Algo diferente jugando con retazos del himno! Me gustó mucho
Saludos

10 de junio de 2016, 12:28  
Blogger Ignacio Giancaspro ha dicho...

Un himno que no nos rescata de esta realidad
vergonzosa que respiramos hasta el cansancio.
Este poema cumple la misión que el himno no
puede.
Muy bueno
Ignacio

11 de junio de 2016, 19:55  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Elena, te leí lentamente, comparto y además, admiro la franca expresión.
Un abrazo
Betty

11 de junio de 2016, 23:56  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

UN HIMNO RESCATANDO LOS SENTIMIENTOS DESPUES
QUE LO ENTONARON QUIENES NO HUBIESEN MERECIDO
NI LA PRIMERA ESTROFA, BESOS MARIA LUISA MARQQUEZ

12 de junio de 2016, 16:11  
Blogger Elena Cabrejas ha dicho...

Gracias queridos poetas por sus palabras.
Me alegra lo transmitido por el poema.
Cariños,
Elena

14 de junio de 2016, 12:24  
Anonymous Pauli ha dicho...

¡Bravo, Elena!

18 de junio de 2016, 12:04  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal