5/1/16

Poema de Sonia Rabinovich

                                  
                     A Fanny Liponetzky               

Esa era el agua más pura,
el pañuelito blanco de tu canto.
Antes, que buena palabra entre tus brazos
cuando desgajábamos mandarinas
en la siesta hexagonal
de los mosaicos en la casa vieja

Esa era el agua más pura
aunque dijeras a los ochenta
    no me quiero morir, 
    no viví como quise
pero quien?

Cantabas, anunciabas el sol
desde la garganta,
recuerdo tan humeante
como el caldo en la mesa del invierno.

Cantabas?
no viví como quise
Cantabas?
No me quiero morir
Cantabas?
Agua pura quiero creer tu pañuelito blanco.


© Sonia Rabinovich

4 comentarios:

Blogger Griselda Rulfo ha dicho...

Hermoso poema

5 de enero de 2016, 16:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pesiso y precioso, Sonia. Y al terminar de leerlo , ese sabor a infancia queda en la boca por obra de tus palabras.
Susana Giraudo

6 de enero de 2016, 18:33  
Anonymous Anónimo ha dicho...

UN CANTO VERTEBRA EL POEMA CON LA METÁFORA DEL PAÑUELITO Y DEL AGUA. Y AL FINAL, EL ASOMO DE REBELDÍA EN LAS DOS FRASES TAL VEZ NO CANTADAS.TU POEMA, NOS SIGUE MARAVILLANDO DESDE SUS MENORES DETALLES. Un beso, amiga. Isabel Llorca Bosco

16 de enero de 2016, 1:52  
Blogger sacanueces ha dicho...

me gustó mucho!!! gracias por compartirlo, francisco

25 de enero de 2016, 18:29  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal