3/1/16

Poema de Flora Levi



Duermen los pájaros de infancia.
Esa voz que duele.
El tic tac del viejo reloj.
La escarcha.

El radioteatro de Oscar Casco
 el vino patero del abuelo
y  sus ojos mansos.
Juegos y trampas 
la risa de los tíos
la terraza
el gallinero.

Los pancitos de azúcar para endulzar el mate
la forma graciosa en que mamá los llevaba a sus labios
el placer de sentirlos  en mi boca.

El toldo del patiecito
el tazón de leche y
 la flautita con manteca

Las friegas con alcohol de cada sábado
Y el aroma de eucaliptus, junto a los pecados.


© Flora Levi

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

y aquí, en tu poema , está la infancia, la luz de la infancia con aroma a pan. bello. susana zazzetti.

5 de enero de 2016, 10:48  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"y el aroma de eucaliptus..."

cuántos aromas la infancia!

bello poema

abrazo
norma starke

9 de enero de 2016, 14:58  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Muy buen poema, con bellos recuerdos.
Un abrazo Ana Romano

10 de enero de 2016, 14:24  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Bellísimo poema que me llevó de la mano a mi infancia, endulzándome el día.

Abrazo grande.

Alicia Márquez

11 de enero de 2016, 10:09  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal