3/1/16

Poema de Miguel Oyarzábal


La otra ciudad 

Afuera la noche se deshilacha
y acá la claridad
da con los límites del cuarto,
es un gris celeste
que lo puebla de objetos y de aire:
el placard parece un edificio en torre
deshabitado,
la cómoda es el municipio aún sin gente,
los adornos, carteles luminosos en silencio,
la silla un inquilinato en la calle principal
y el espejo
es el monumento a la verdad,
pero no cuenta.
Las sábanas son el mar en calma después de las tormentas
y nosotros,
dos barcos entredormidos
a la espera de una señal.
Desde la mesa de luz,
que debe ser el muelle,
el despertador da la orden de soltar amarras.
ya se,
Al amparo de tus pechos
sería un náufrago en lugar seguro:
podría esconderme debajo de las cobijas,
escuchar las olas en el hueco de los caracoles,
permanecer,
hacerme viejo cuidando sueños.
Tus mareas terminarían por anegarme,
y la varadura,
sería para siempre.

© Miguel Oyarzábal

2 comentarios:

Blogger Adriana ha dicho...

¡Qué lindo texto! Me encantó. "La varadura sería para siempre": buenísimo. Un abrazo y muchas felicidades. Adriana Maggio

3 de enero de 2016, 14:58  
Blogger Liliana ha dicho...


Ah Miguel, cómo disfruto de tu poesía. Gracias!

Lily Chavez

3 de enero de 2016, 18:40  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal