16/5/20

Poema de Timoteo Rinaldi





Y de repente, todo se convirtió en otra cosa.
La plaza en obra iluminada por una luz tenue, en un pedazo de nube dorada con olor a vainilla.
El músico borracho tirado en el árbol, en Caetano Veloso.
La calesita abandonada, en un ala de halcón dormida.
Yo, vaya a saber en qué. En un colibrí tal vez.
¿Y vos?


© Timoteo Rinaldi

2 comentarios:

Blogger Silvina Vuckovic ha dicho...

¿Yo?... en lectora de poesía maravillosa

18 de mayo de 2020, 11:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Descripción de todos los sentidos, magnífico y en tan pocas palabras, tan precisas.
Yo, presente, respondiendo a tan bella lectura.
Saludos.
Anahí Duzevich Bezoz

27 de mayo de 2020, 17:12  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal