15/5/20

Texto de Lorena Brito


  

Soledad

No es el silencio, es el frío.
Ese frío que escarcha cada fibra del cuerpo y torna de gélido celeste el alma.

No es el ímpetu, es la inmensidad.
Desvalida criatura que no alcanza los brazos de la ternura, tan lejanos y añorados.

No es el sitio, es el tiempo.
Inacabables tormentas lanzan los proyectiles al escudo ya resquebrajado.
Y no hay grito que lo apure ni suspiro que lo apiade.

No es la apatía, es el desamparo.
Porque se escuchan sueltas las risas cínicas y las frases condescendientes.

Es ponto y su ingenio, savia y oscilación.
Y la rebelión furiosa del latido que sólo ruega refugio y hogar.
                                                 (en tu seno)


© Lorena Brito

2 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

No es el frío, es el silencio.

17 de mayo de 2020, 2:49  
Anonymous Pauli ha dicho...

Bello y doloroso tu poema. Un abrazo.

17 de mayo de 2020, 15:14  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal