13/5/20

Poema de Liliana Díaz Mindurry





Hombre de la carretilla en la nieve

Debía ser paciente y esperar 
que en la mancha obstinada de las casas,
algún día,
esas bestias dormidas
saldrían al patio de las calles
sin la luz de las vírgenes tontas o el degollador que no conoce pesadillas.

Esperar que se abriría el jardín cerrado de los ojos
y dejarían de vigilar a los muertitos durmiendo entre calas agrias y conversaciones idiotas

O que recordáramos cuando de niños alguien nos tapaba mientras se destapaba la luna,
como retazos de una fiesta olvidada.

A cierta hora una olvida quién es.
Habrá que preguntarse.


© Liliana Díaz Mindurry

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Magnífico poema que conmueve y emociona. Además, con la ilustración precisa de Gustavo, conforman una obra delicada y sugerente. Un jardín secreto con diversos habitantes? Muy sugerente. Alfredo Lemon

17 de mayo de 2020, 8:28  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

Retazos de una fiesta olvidada !! Hermoso

30 de mayo de 2020, 16:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal