20/5/20

Poema de Federico Luis Baggini




Otneimican 

De vez en vez
hay quien congrega las hebras
entre los mástiles y los arboles
(también las sombras
de algún que otro jacarandá)
y lleva consigo una ladera empinada
aunque profunda

Testimonios involuntarios
la voz de aquellas que afirman
haber visto al infinito secándose el sudor
de la pupila.

Testigos que se ponen de pie
pocas veces dan crédito a su suerte
y solo revindican el rocío,
en cada madrugada,
sino en repudio al salar

Oír eso,
sin echarse a boca abajo
crepita la tierra dentro del cielo
No hay estanterías en la pureza
del linaje

El monte alcanza la edad suficiente
entre la balanza y la pavura
Le cierra la puerta en las fauces
a quien anda con pie de latón

Antes bien,
el salto en medio de los primeros pasos.
El labio no está aún a la altura de la casualidad.

© Federico Luis Baggini

2 comentarios:

Blogger Gladys Cepeda ha dicho...

Que lindo poema

21 de mayo de 2020, 0:52  
Blogger Gladys Cepeda ha dicho...

Que lindo poema

21 de mayo de 2020, 0:52  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal