18/5/20

Poema de Ana Gervasio



UN BOSQUE

anoche soñé que mi madre caía en un pozo
de infinita hondura.
no podía alcanzarla pero podía verla
como si estuviera al alcance de mi abrazo.
[¿qué pasó, mamá?
en pocos días será tu cumpleaños,
celebraremos tus ochenta y cuatro]
pero ella seguía descendiendo
en esa profundidad indecible.
la rodeaban dos raras criaturas
que hacían leve su caída,
libaban miel de la palma de su mano
y ella les contaba un cuento.
[mamá si sigues descendiendo
no nos veremos nunca más]
el aire se espesaba con olor a almíbar,
crecían plantas diminutas como las de sus macetas.
mi madre caía, lánguida, sin cuerpo.
un sol inmenso la alumbraba
mientras bordaba con perlas su vestido de novia.
florcitas púrpuras bebían el rocío de sus ojos
al mismo tiempo en que descendía.
luego fue una niña de mirada eterna.
y, en ese abismo inabarcable,
la devoró un bosque fragante de violetas.
no pude sostenerla. ya no la vería.
el pozo donde ella había caído
estaba aquí, en mi pecho.

© Ana Gervasio

Etiquetas:

9 comentarios:

Blogger Gus... ha dicho...

Bienvenida Ana a este sitio que pretende difundir a poetas contemporáneos. Mes a mes serás difundida, así que me guardo los demás poemas para próximos meses. Un abz, Gus.

18 de mayo de 2020, 15:08  
Blogger Silvina Vuckovic ha dicho...

Gran poema. Bienvenida

18 de mayo de 2020, 15:21  
Anonymous Belkys Sorbellini ha dicho...

Me ha conmovido hasta las lágrimas. Hermoso!

19 de mayo de 2020, 18:06  
Anonymous ana ha dicho...

Muchas gracias, Gustavo. Me encanta que tu blog albergue mis poemas. Tu tarea es hermosa y de mucha generosidad. Un abrazo, Anita.

20 de mayo de 2020, 13:57  
Anonymous ana ha dicho...

Gracias, Silvina y Belkys, compañeras de poesía, por detenerse a leer. Abrazo, Anita.

20 de mayo de 2020, 13:59  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Relato poético que emociona mucho. Es suave y contundente, con bellas imágenes y con un final que mientras lo fui leyendo, no esperaba. Felicitaciones y bienvenida a este sitio que Gustavo dirije generosamente hace muchos años. Alfredo Lemon desde Córdoba

20 de mayo de 2020, 18:04  
Blogger Adriana ha dicho...

Bellísimo poema. Con imágenes originales involucra al lector en un sueño-realidad del que se sale poéticamente herido. Gracias, tu poema es espléndido. Un beso grande. Adriana Dirbi Maggio

21 de mayo de 2020, 18:11  
Anonymous ana ha dicho...

Muchas gracias Alfredo y Dirbi por la lectura amorosa. Un abrazo fuerte

24 de mayo de 2020, 12:25  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Excelente poema sentido y lleno de imágenes muy logradas.
Ana Romano

24 de mayo de 2020, 12:30  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal