18/3/20

Poema de María Magdalena Pascual


  

Portlligat                                              
                                                                                     
             si no llegara a sentir, si acaso me faltara 
             su mano                                                                            
             sobre mi mano.
                     Osvaldo Rossi

me asomo al aire

apoyada en el alféizar
como Gala
contemplo el mar azul

las barcazas cabecean
somnolientas
la colina en su cima
es una boca
               abierta al viento
que la seduce
con su silbo de  siglos
la nube      les despliega
su lecho algodonoso
para que
               en su blandura
el amor
               otra vez
celebre
su rito milenario

la casa toda
respira aún
murmullos
de besos prolongados
susurros y gemidos

te acercás en silencio
y es tu abrazo
mullida capa que envuelve
campana sorpresiva

con mi espalda recostada
en tu pecho
miro ahora con tus ojos
el mar
que es más azul
y la nube
más blanda
                  todavía

© María Magdalena Pascual

2 comentarios:

Blogger Adriana ha dicho...

Precioso poema, con imágenes originales en un clima de suave erotismo. Un besito. Adriana Dirbi Maggio

18 de marzo de 2020, 22:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...



¡Me hacía falta un poema de amor!
Me encantó.

Gracias.

Un abrazo,

Alicia Márquez

21 de marzo de 2020, 14:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal