18/3/20

Poema de Ana María Oddo



Preñez

             “Casi inmediatamente soñó con un corazón que latía”.
              Jorge Luis Borges, Las ruinas circulares 

Eso, soñar un corazón
fibra a fibra sus tejidos
sus venas rumorosas
sus fervientes arterias
cavidades
mecanismos

jamás tocarlo
no apoyar materia burda
sobre su existencia inmaculada

y conocer sin embargo
su peso su volumen su tibieza
sentir su místico latido
retumbando
en el temblor obsesivo de la casa
techo paredes puertas y ventanas
al compás
contrae y expande
contrae y expande
como un presagio
como un anuncio

casa corazón cuerpo
preñados
y el pujo que arranca alaridos
y otro
y otro más
larga noche de desgarros
hasta que
finalmente
se desangra
sílaba tras sílaba
sobre el papel.


© Ana María Oddo

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

realmente un pujo tu poema. bellísimo. suana zazzetti.

18 de marzo de 2020, 18:28  
Blogger Magdalena ha dicho...

Me encantó: parir el poema como a un hijo...

18 de marzo de 2020, 19:54  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Ana María: Qué genialidad! Cuánto ritmo trasmite este poema! Extraigo "Sentir su místico latido/ retumbando /retumbando en el temblor obsesivo de la casa"
Gracias por compartir.
Abrazo . Tere Vaccaro.

18 de marzo de 2020, 22:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...



Buenísimo!!! El nacimiento del poema.
Tan sensacional como el de Venus o el de la Primavera. Feliz nacimiento y feliz poema.
Y gracias, claro.

Alicia Márquez

21 de marzo de 2020, 14:29  
Blogger Ines ha dicho...

Muy bueno, Ana! Corazón, latido, nacimiento, poema. Abrazo grande, Inés Legarreta.

21 de marzo de 2020, 16:27  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal