7/9/19

Poema de Norberto Barleand



La vida que pude

Moriré de ceniza con el humo en la sangre,
entre luchas  tenaces en las rutas del tiempo.
Moriré con la furia de mis brazos  dolientes ,
los rostros ocultos , las sombras del grito.
Moriré con los tigres de profundos rugidos ,
en los montes  febriles y los sueños quebrados.
Moriré  de humillantes parodias
con traidores sin rumbo en la rueca del tiempo
Moriré  en los fogones ,  con amigos
Compañeros del  vino , la cruz lacerada .
Moriré en silencio   con mi pueblo en los hombros,
el horror en las ojos ,
el rumor de la luna,  fulgurante y  sumisa
Moriré con tambores  en los tallos del viento,
y un eco esperanza en el brocal de la lluvia.
Moriré en el surco del suspiro arrogante
con las penas partidas  y jazmines de fuego.
Moriré en las colinas  donde entonan los sauces
                                    el himno inconcluso  , el relincho salvaje .
Moriré de mirar ,
la tristeza extendida,
la insomne pereza 
                             de los cómplices ciegos ,
Moriré con la muerte
                                      y la vida que pude

© Norberto Barleand

5 comentarios:

Blogger Marta Raquel Zabaleta ha dicho...

Conmovedor, bello poema.

7 de septiembre de 2019, 19:07  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Muy buen poema que estremece.
Abrazo Ana Romano.

7 de septiembre de 2019, 20:30  
Anonymous Noemí Correa Olivé ha dicho...

Excelente!!! Gran poema, conmovedor, felicitaciones, Norberto!!😘😘 Noemí Correa Olivé

10 de septiembre de 2019, 19:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

admiro en los versos de Barleand el ritmo y la fuerza expresiva de las imágenes.

Muy bien!
Walter Mondragón

11 de septiembre de 2019, 18:14  
Blogger El rincón secreto ha dicho...

Maravilloso poema el de Norberto
Felicitaciones
Gladys Cepeda

16 de septiembre de 2019, 0:42  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal