14/8/19

Poema de Raúl Alonso



Ariadna y la furia

Amanecí en este laberinto
sin pretenderlo. Sólo fui obediente
a un camino que presumía claro.
Fue larga la noche. Ni siquiera
me atrevo a negar que he disfrutado.
También.
Tan sólo al rozar el espejo
de soslayo y con deshonra
he descubierto el hilo trágico y delgado
que me arrastra hacia la luz
y la memoria.


©  Raúl Alonso

3 comentarios:

Blogger Adela ha dicho...

Nos duele suceder.

18 de agosto de 2019, 19:28  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy bueno!Me gusto.
Patricia Corrales

21 de agosto de 2019, 12:26  
Blogger Ana Romano ha dicho...

Un poema muy logrado.
Un abrazo Ana Romano.

30 de agosto de 2019, 16:19  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal