5/8/18

Poema de Mario De Luca



No me importa llegar tarde

veo esta paloma

aplastada
irreconocible
en el cordón de la vereda
alguien pasa
silbando

la música se eleva

la paloma se eleva

y quedan
suspendidas
en un recorte del cielo
entre el contorno de las nubes
y las copas de los jacarandás
que colorean las veredas del barrio


© Mario De Luca

5 comentarios:

Blogger Clelia Bercovich ha dicho...

Una situacion paradojal, antitética, dificil de aceptar: el contraste de los bordes felicidad- dolor, que aquí el talentoso Mario de Luca ha sabido engarzar en

un poema inolvidable


Clelia

5 de agosto de 2018, 17:29  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Una sensibilidad amorosa. Me encantó.

6 de agosto de 2018, 1:32  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello!

6 de agosto de 2018, 21:52  
Blogger Inés Legarreta ha dicho...

Precioso poema. Gracias, abrazo, Inés.

9 de agosto de 2018, 19:50  
Anonymous Anónimo ha dicho...

el poema como testimonio de un pequeño y piadoso milagro, aliento para la esperanza. Precioso, Mario.
Raquel Jaduszliwer

14 de agosto de 2018, 23:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal