4/8/18

Poema de María Leticia Ressia





En las vitrinas del museo de ciencias naturales
descansan, los huesos
arrancados a la eternidad
del mismo modo en que la obsesión ordena las medias
un empleado organiza las edades del mundo
para los visitadores del progreso
Entre los restos, un amonite
tiembla en la sombra su casa de piedra
abre una línea de fuego entre la vida rota
y esto que late:
el corazón de una mujer que parada
frente al vidrio despierta, su célula
más hermosa. Agita su minúsculo asombro

Un instante progresa
los dedos apoyados en lo invisible
dibujan una estrella
la imborrable constelación de lo eterno

Esto que es polvo
sucesión de nada oscura
espectro de luz maligna
¿Es la creación?

De todas las cosas muertas
la mujer, resucita
se sienta en una piedra forrada con papel
Alguien recreó allí, el rito del primer hombre
Su fuego de celofán
¿Es la creación?
Se sienta en esa piedra, dije
afila su colmillo de niebla,  su flecha
y a la sombra de una sed más grande
escribe

© María Leticia Ressia

3 comentarios:

Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Excelsa escritora.

6 de agosto de 2018, 1:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Guau. Fantástico. Griselda Rulfo

7 de agosto de 2018, 20:52  
Blogger Leonor Mauvecin ha dicho...

Escribe y crea , más allá de la muerte Bello Leticia

12 de agosto de 2018, 23:56  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal