5/6/18

Poema de Gabriel Chávez Casazola





Topus Uranus

A cierta edad ya duelen las rodillas
en tardes húmedas
o se presenta un vago malestar
después de haberse dado un gusto
con la comida

a menudo aparece un pequeño bulto
que puede ser inofensivo
pero está ahí,
bajo el sobaco

y hay una picazón insistente
en la garganta,
un íntimo cuchillo
que complica dormir.

Son los primeros golpes de la muerte
en el cuadrilátero del cuerpo.

Hace siglos, los griegos postularon
que el cuerpo es sólo el receptáculo del alma
y la rodilla
que nos duele en tardes húmedas,
apenas un reflejo, una representación
de La Rodilla,
esa articulación ideal
que habita junto a El Estómago
y a La Garganta y El Sobaco
en el topus uranos
o, como también creíase,
al otro lado de la luna.

Recordando estas cosas
después de los 40
me pregunto
si no rondarán esos lugares
el Dolor de Rodilla Por Las Tardes Lluviosas
el Bulto Vagamente Inofensivo,
la Garganta Que Punza o
la Dispepsia ideal. 

No lo sé, pero sí que
los primeros golpes de la muerte
en el cuadrilátero del alma
son más viejos.

Que el primer dolor de rodilla del alma
lo ganamos en la escuela
con alguna humillación temprana
o un amigo perdido

que el primer bulto bajo el sobaco del alma
asomó cuando el cuaderno       
en lugar de traer los deberes bien resueltos,
escondía palabras de amor no correspondidas

que el primer vago malestar en el estómago del alma
lo sentimos cuando nuestro uno de nuestros padres
nos miró, de pronto, torvamente,
como arrepentido de habernos traído
a este lado de la tierra

y el íntimo cuchillo en la garganta
se hincó al mirarnos al espejo del alma
cuando nos cortábamos la piel
para saber que éramos de verdad
—no un maldito reflejo ni una representación—
y escupíamos en los griegos largamente
alguna tarde húmeda,
asidos nuestros brazos
a las rodillas
aferrando este puto perecedero puñado 
de realidad.


© Gabriel Chávez Casazola

4 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Brillante poema!

Abrazos
Elisabet

5 de junio de 2018, 19:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

simplemente magnífico. gran trabajo. susana zazzetti

6 de junio de 2018, 9:57  
Blogger Maria Fernanda Regueiro ha dicho...

Una verdadera maravilla este poema. Fernanda Regueiro

7 de junio de 2018, 12:08  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Y sí, los años nos traen cosas que nos enfrentan con la realidad. Muy bueno!
Un abrazo Graciela Barbero

15 de junio de 2018, 15:50  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal