3/6/18

Poema de Hugo Francisco Rivella



EL TORO, LA LEYENDA 

                                                      al Ché

Entren en mí, Yo, el Toro,
la sangre hediendo en Vallegrande, los pasos penetrados por la selva y la pobreza que exhala su balido de muerte.
Allá voy y voy,
Yo el Toro, toro y bandera,
es ronca la palabra que me sale del pecho raspándose en mis dientes.
Voy a la muerte voy, bufa la sombra, un arma apunta a mi cabeza, me suelta de la mano por el hueco del Yuro, su cauce de violetas y de helechos que lloran
y el círculo que cierra el camino del río.
Desangelado voy, desangelado,
vuelvo a pasar de nuevo por la Higuera como si el sueño de la tierra me arañara la espalda
¿Dónde rompe la brújula su norte? ¿Dónde está el hombre? ¿Dónde? ¿Dónde Tuma y el Pombo y Tania con sus ojos de brasa silenciosa?
Ya no respira el día, la humedad se va yendo por mis patas quebradas y el ruido de los pasos que cargan mi destino. Voy al sol, al cadáver de mis ojos vidriosos, a la mujer que hierve su volcán de futuro, a mis hijos, al pájaro y sus alas, a los viejos amautas, al carbón, a las minas con sus vetas de plata, al trueno y la tormenta de una lluvia lejana.

Yo, el Toro,
La Leyenda 


© Hugo Francisco Rivella

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy bueno! Abrazo! Inés Legarreta.

6 de junio de 2018, 20:03  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal