3/6/18

Poema de Leonor Mauvecin




MIEDO 

El sol es un manto deshilachado en la siesta.
Dibuja sombras escuálidas en la maraña del monte.

Un chasquido, un grito seco. Seco y ahogado

-Alguien  golpea -digo

-Alguien  golpea los piquillines  –dice mi madre

Y una lluvia de manzanas dulces y pequeñas
                                          alfombran la tierra.

Es la iguana hambrienta, que desea y golpea.

-Es del diablo -digo y me persigno.

                      Con  su cola, golpea y me llama
                                                        

© Leonor Mauvecin

9 comentarios:

Blogger Adrian Terracciano ha dicho...

Divino Leonor! Besos de Tinta!!!!

3 de junio de 2018, 18:32  
Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

"... y me persigno" maravilloso.



Abrazos
Elisabet

3 de junio de 2018, 18:45  
Blogger Adela ha dicho...

Me encantó.

3 de junio de 2018, 19:43  
Blogger Rolando Revagliatti ha dicho...

"Dibuja sombras escuálidas en las marañas del monte" (¡!) Y ese final para tu poema: "Con su cola, golpea y me llama" (¡!)

R.
www.revagliatti.com

3 de junio de 2018, 20:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...


¡Qué recuerdo maravilloso, Leonor!!!

Un abrazo,

Alicia Márquez

4 de junio de 2018, 18:08  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Me encantó. El recuerdo, las imágenes, la narración, el poema. Abrazo, Inés Legarreta.

6 de junio de 2018, 20:02  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hermoso poema. Se pueden ver las imágenes en sucesión. Griselda Rulfo

12 de junio de 2018, 18:36  
Anonymous Anónimo ha dicho...

" Diablo e iguana"
Qué buena imagen.
Besos.
Tere Vaccaro.

15 de junio de 2018, 18:12  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Leonor,
me encantó, como todo lo que escribes. Me pareció ver las manzanas y oír la iguana, además de verte niña...
Un abrazo
Juany Rojas

18 de junio de 2018, 20:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal