26/7/17

Texto de Mónica Aramendi


Un árbol, mis manos. Pájaros en los dedos. De tronco envejecido las palmas.
Sostengo en ellas flores secas de antiguos otoños, nubes llovidas y el único gorrión que perdió su nido.
Sobre mi pecho, en noches demoradas, esparcen semillas, liban colibríes.
Amanezco de un sueño no soñado.
El jardín de la infancia se hace pueblo y un lirio se recuesta en mi mejilla.


© Mónica Aramendi

6 comentarios:

Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Poemazo Moni! Un lirio se recuesta en mi mejilla: bellísimo. Un abrazo
Graciela Barbero

27 de julio de 2017, 10:11  
Anonymous MARIA LUISA MARQUEZ ha dicho...

Muy sensible , me encantó Maria Luisa Márquez

28 de julio de 2017, 13:54  
Anonymous betty badaui ha dicho...

Mónica, ya la ilustración me atrapó, ni qué decir el poema, bellísimma postal.
Abrazos
Betty

28 de julio de 2017, 23:28  
Blogger monica aramendi ha dicho...

MUCHAS GRACIAS A LAS TES, DE CORAZÓN!!!!

30 de julio de 2017, 3:06  
Blogger monica aramendi ha dicho...

GRACIAS MIL

30 de julio de 2017, 3:13  
Blogger Mónica Angelino ha dicho...

Tu lirio también se recostó en mi mejilla al leerte!!

Besossss

30 de julio de 2017, 20:25  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal