26/7/17

Poema de Jorge L. Carranza


HILO 

En un barrio de las afueras
de una ciudad bien al sur,
la señora que barre la vereda
por las madrugadas
apaga la estrella
que está justo ahí
sobre su casa.

La estrella que esperó
que ella hiciera su rutina.

Doña,
doñita;
barra nomás,
barra tranquila,
aunque a veces un dolor grande
le anude la garganta.

Usted, que se las arregla
con dos pesos,
sépalo bien.

Allá en el techo del cielo
su esmero
es atendido.

No ha sido en vano.




© Jorge L. Carranza

4 comentarios:

Blogger Elisabet Cincotta ha dicho...

Bello poema, duro y esperanzador.

Abrazo
Elisabet

26 de julio de 2017, 19:52  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

Qué poema! Tan simple y tan profundo.
Un abrazo Graciela Barbero

27 de julio de 2017, 10:13  
Anonymous betty badaui ha dicho...

"doña" "doñita", qué hondo caló en mí.
Abrazos
Betty

28 de julio de 2017, 23:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy bueno,felicitaciones.
Anahi Duzevich Bezoz

3 de agosto de 2017, 0:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal