14/9/16

Poema de Carlos Alberto Roldán


invención de virgilio o secreto ya hecho voces 
los romanos se dijeron de troya y de su gesta 

los desdicen 
aquel griego insano persistir en la belleza 
la consecuencia la dignidad la fe insensata 
su no saber juzgar artes de mañas 
la profunda desazón al ser vencidos 

sé poco de mi laya 

si hubo estirpe 
la veo entre bárbaros rumbosos 
ninguna norma que los ciña 
ni recaudo que los mengüe 

tal vez como un troyano adolescente 
fue mío ir por Helena /mía la suerte 
de caer conmigo un reino 
de ingenuos soñadores 

nunca romanos 
tampoco vencedores



©  Carlos Alberto Roldán

2 comentarios:

Blogger LIDIA CARRIZO ha dicho...

Placer encontrarme con tu Poema...con lo tomado de las raíces legadas donde todos los derechos al fin dejan de serlos...todo es ciclo que repetimos al infinito creyendo en nuestra verdad. Un abrazo! Carlos
LidiaCC.

16 de septiembre de 2016, 10:17  
Blogger Carlos Alberto Roldán ha dicho...

Gracias, Lidia. Siempre atenta. Siempre gentil.
No sé si en lo anterior está cifrado esto que somos, pero el tema es que un saber qué ejercemos ser en el mundo, cómo, nos desvela. Ahí nos descubrimos como dados tirados, resultado azaroso, y eso nos desborda e interroga.
Yo leo a otros y como me lleno de cuestiones eso me paraliza un poco a la hora de ponerme a elogiar, hacer lectura, o devolver algo. Es como la poesía: todo se traduce en un pobre murmullo.
Gracias. Y abrazo.

24 de septiembre de 2016, 21:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal