3/8/16

Poema de Jorge L. Carranza


EN UNA BALDOSA

Un amigo cruzó el río
hasta la orilla de la que no se vuelve.

No más su sonrisa.

( El rumor de la avenida
ya comenzó a oírse).

No más sus palabras.

( Debo vestirme, debo ir a trabajar).

No más su buen silencio.

( Me dirán buen día;
responderé buen día)

No más su abrazo.

Hace frío, mucho frío.

Hoy el sol
es solo un rayo
y cabe en una baldosa. 



© Jorge L. Carranza

4 comentarios:

Blogger Josefina Fischer ha dicho...

Me encantó el poema, y más el final. Hermosamente doloroso, lindo, muy lindo. El recuerdo que golpea y estalla con la realidad.
Gracias
Un abrazo

5 de agosto de 2016, 13:51  
Blogger Griselda Rulfo ha dicho...

Tanta belleza en tanto dolor

13 de agosto de 2016, 13:09  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Dolor y soledad, cuanto silencio. Gran poema.

13 de agosto de 2016, 19:48  
Blogger graciela noemí barbero ha dicho...

el dolor es inmenso, el sol cabe en un a baldosa. Muy bello
Un abrazo Graciela Barbero

17 de agosto de 2016, 21:22  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal