30/7/16

Poema de Paulina Vinderman

  

Desentierro un tesoro pirata al amanecer,
desentierro tu recuerdo.
He aprendido a vivir sin él
y ahora lo contemplo sin saber qué hacer
a la luz cenicienta.
Durante años me moví en silencio,
me hice invisible para que nadie reparara en mí
y pudiera lograr que llegaras, dentro de un cesto,
izado de una cuerda hasta el balcón.
Desde el ventanuco del baño, subida al bidet,
pequeñita y creyente, te llamaba.
Si hubieras vivido,
hubiéramos disputado en los salones del rey,
hubiéramos disputado el futuro
y la humedad de los ojos de mamá
en los jardines con setos que nunca tuvo.
Hubiera trenzado mi vida a la tuya
en lugar de buscarte en cada hombre,
en cada diente en mitad de la noche.
Suspiro y te beso cuando beso a mi amante
y en esta historia de mapas y de palas
el incesto es la culpa que acuno: la felicidad
clavada en el vientre
sosteniendo la casa de mi dios.



© Paulina Vinderman

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...


Espléndido poema que desarrollo un estupendo primer verso.Querida Paulina, un fuerte abrazo.
Isabel Llorca Bosco

3 de agosto de 2016, 12:56  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Qué placer leerte Paulina!! El recuerdo!!
Un abrazo

13 de agosto de 2016, 19:25  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Hermosísimo poema, impacta.

13 de agosto de 2016, 20:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal