29/7/16

Poema narrativo de Mónica Cazón



30 de Julio

hablaban en el umbral de algo que no entendía. Era un amanecer salpicado de primavera; pero era Julio y algo ocurría. Por un minuto estuve ahí, indemne, hasta que se marcharon los curiosos. Después, el viento hizo tambalear todas las cosas. Se llevó los gorros de cumpleaños, los globos; y mamá corría por alcanzarlos. Y yo, corría por alcanzarla a ella; sin darme cuenta que las dos, estábamos condenadas.


© Mónica Cazón

2 comentarios:

Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Dolorosa visión y un gran poema.

30 de julio de 2016, 18:24  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Fuerte, sensible, me emocionó, admiro la buena transmisión en un poema.
Va un abrazo
Betty Badaui

30 de julio de 2016, 22:49  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal