27/7/16

Poema de Margarita Drago



Síntesis 

Llueve,
como siempre, llueve,
pero esta lluvia no es la de entonces,
es otra que
en su silencio puntiagudo
hiere y borra estampas de otro tiempo.
Ya no soy  la niña  a la que
montaba su padre en bicicleta,
ni la adolescente que soñaba
con el sabor del beso,
ni la joven que
incendiaba las calles con el grito
y dormía abrazada al vientre de su madre
aterida de miedo.
No, ya no soy la misma,
aquella que servía el pan y el vino
en la mesa que habitaba
el silencio,
la que alargaba noches vacías
temerosa de la soledad y el abandono,
la que echaba siete cerrojos a su sueño
y vivía pendiente de la mirilla de las puertas.
No, ya no soy  la misma.
Huracanes, sismos, tornados
han asolado la tierra,
puntuales y tardías primaveras
estallaron en luz y diluyeron
mis sombras,
he muerto mil veces
y otras tantas he resucitado,
he mudado la piel en cada invierno
y con mirada nueva
puedo  ver mis días
como Haroldo:
'un puñadito de tristezas' en
'un miserable borrador' y
'un minuto de luz deslumbrante'
suficiente para iluminar todas
mis noches.


© Margarita Drago

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

DIVERSAS IMÁGENES TOMAN VIDA EN TU PALABRA. NOS RETRATÁS UN POQUITO A CADA UNO. MUY BELLO TU POEMA. SUSANA ZAZZETTI.

28 de julio de 2016, 10:13  
Anonymous Anónimo ha dicho...

"....nada es como era entonces..." Nostálgico, verídico, muy buen poema. Un abrazo, Dolores Pombo

28 de julio de 2016, 13:57  
Anonymous Milagros Rodríguez ha dicho...

Un desarrollo estupendo de ese " nada es como entonces..."

28 de julio de 2016, 19:51  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...


Gran poema, tiene la belleza de la forma y ese desgranarse de los momentos sutiles uno tras otro.

30 de julio de 2016, 19:05  
Anonymous Anónimo ha dicho...

nostalgia y calidez de la palabra, abzo PAOLANTONIO

31 de julio de 2016, 15:53  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal