3/8/16

Poema de Alejandra Leonor Parra



Camino al pabellón hay un sol que ciega
hasta el rincón de ayer
Hago sombra
y cobijo cada palabra hacia un color

Me deshago de mí frente a la puerta de hierro
Dejo mis ojos en la mesa de entrada
junto al documento que sabe quién soy

Sobre la balsa
afilo mis gaviotas de agua
para llegar a las celdas sin arder



© Alejandra Leonor Parra

7 comentarios:

Anonymous jorgepablomoreno. ha dicho...

Afilo mis gaviotas de agua... Impresionante, un poema sobrio y estremecedor.

4 de agosto de 2016, 4:34  
Blogger sacanueces ha dicho...

me gustó mucho tu poema!!! habla claramente y puntualmente de la sensación que se siente al entrar en una penitenciaría, lo hayas hecho o no, pero te aseguro que es así, como lo describiste... y es horroroso!!! gracias por compartirlo, francisco

5 de agosto de 2016, 23:18  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La crudeza hecha poesía, felicitaciones, poeta! Adoré ese final.
Cariños
Aly Corrado Mélin

6 de agosto de 2016, 7:20  
Blogger Isabel ha dicho...

Esrtupendol poema. Es todo equilibrio y, desde ya, afilo mis gaviotas de agua es un verso magistral. Un gran beso Isabel llorca bosco

7 de agosto de 2016, 21:27  
Blogger Griselda Rulfo ha dicho...

Bello en su crudeza. Pura intensidad

13 de agosto de 2016, 13:10  
Blogger Marìa Sonia Quevedo Hoyos ha dicho...

Cuanto dolor... bello poema.

13 de agosto de 2016, 19:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Poema lleno de confesión. siento que esa balsa de momentos va a naufragar, tal vez no..Hermoso poema, abrazos, susana roberts

13 de agosto de 2016, 20:04  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal