22/6/16

Poema de Elena Eyheremendy


Equilibrio  bajo  los  párpados  y  arriba  el  cielo  estrellado

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara en la cabecera;
una constelación, la que te guste,
todas son buenas; bájala un poquito.
Alfonsina Storni

Pensaste  en  mí / mañana.
En  vos / yo  he  de  pensar  ayer.
Pero  nunca  nada  habrá  sido  en  vano
               si  hoy  me  dices  tu  nombre
                         y  duermes  con  el mío.

Sólo  apúrate  a  mentirme  quién  eres
a  soñarte  soñarme
con  el  plumaje  rojo  del  cielo  del  Oeste
             mientras  hundes
             tus  telones  suntuosos  como  nubes.

Dado  que  rara  vez
pudimos  desvelar  serenamente
la  joya  atormentada  de  nuestros  Amarillos
           tomá  mejor  mi  nombre  ahora
           ame  tu  gema  abraxas.

Pues  sólo  allí / donde  cuando  en  cuanto
el  Funámbulo  halle  por  fin  cobijo  
la  Palabra  levantará  su  tienda  tabernáculo  como  señal
    y  sólo  allí  mi  duro  Corazón
   perdonará  al  duro  Corazón  de  mi  Enemigo.

Entretanto  entonces  ya   no  esperes.
Dime  ya  que  me  amas como  el  Mar  profundo  e  infinito
cuyo  oleaje  mueve  y  se  mueve  y  procrea /
    pero  calla  cuanto  vio  más  allá.
    Más  acá  de  la  cáscara  de  huevo

donde  nos  perfumamos  cada  día / y  donde
más  o  menos  aterrados  bajo  los  párpados
aguardamos  la  Noche / Hermana / Hermano / Cielo / Mamita /
    que  nos  duerma  por  fin  y  olvidemos  la  Cuerda
    que  sostiene  angosta  el  Equilibrio.


                            a Enriqueta Uriarte, Mamita                                                                      
                            a Jean-Richard, mi padre                                                                             
                            a Soledad Agüero                                                                             
                            a Eugenia Rivara

                                                                              
                    


© Elena Eyheremendy

4 comentarios:

Blogger Gustavo Tisocco ha dicho...

Diagramado lo mejor que bloger me deja Elenita, abz.

22 de junio de 2016, 15:00  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Extraordinario este poema, querida Elena:la fragilidad humana, el desamparado, ya no espera, no puede esperar. Solo el amor, vencerá el terror, la muerte. Abrazo! Amalia M.Abaria

25 de junio de 2016, 15:31  
Blogger sacanueces ha dicho...

hermoso poema!!! gracias por compartirlo, francisco

25 de junio de 2016, 20:14  
Blogger yosoyeltango.blogspot.com ha dicho...

elena como siempre alta pluma.ppako rizzo

29 de junio de 2016, 15:11  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal