22/6/16

Poema de Ofelia Pereyra


Has dejado abierta
la ventana de tu galeón
el viento trajo en sus alas
la figura del amor.
Tiene forma de jilguero,
o tal vez de picaflor,
su canto al amanecer
es suave caricia
como la brisa del mar,
amalgamada a un suspiro
te besa en los labios
y se va sin hacer ruido.

Sobre el lecho vacío
quedan huellas de batalla,
fue un enemigo  implacable,
sagaz guerrero
en una lucha cuerpo a cuerpo
sin más armas
que el sentimiento.
Se enfurecieron las aguas
al clavarse como dardo envenenado
la mortal flecha de cupido.
Gimió la profundidad
queriendo tragarse el  navío
crepitaron las olas
y se elevaron como una estela
hasta fundirse con el cielo
y tus ojos oscuros de noche,
oscuros de nostalgia
bramaron como el volcán
embriagados por la ira.
En el silencio nocturnal
tus palabras se cubrieron
de espesa bruma
y el nombre amado
se borró con la marea.


© Ofelia Pereyra

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal